Es inventar una vida de emociones, de abrazos, de besos...














Cuando la inspiración se va literariamente ya no hay tardes muy hermosas.

- ¿Y  vienen las lágrimas?

Sí, y cuando escribes una novela sientes que te falta esa mirada, ese abrazo.

- Como dijiste en una novela siento que me falta algo.

Me faltan besos, abrazos, miradas.

- ¿Tan importante?

Como dije en una entrevista no se olviden que soy romántico.

- Ya no hay ese amor que apretaba tu corazón.

Y sabes, cuando hay una mirada te inspiras, el amor es hermoso y brotan las palabras literarias, ella es hermosa, ella es preciosa.

- No llores amigo.

Un día le dije aunque tus ojos no me miren yo siempre buscaré tu mirada.

- ¿Y lo inventas en una novela?

Sí, imagino un parque y que ella me abraza, creo un diálogo para decirle que ella es preciosa, y que un día le conté la historia de un escritor, y que al final de esa historia ella me decía me pierdo en una mirada, ¿me amas? Le pregunté, claro que te amo.

- ¿Y vas inventando una historia?

Sí.

- ¿Que en la novela te ama y en la vida real no?

Es inventar una vida de emociones, de abrazos, de besos...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario