Dante Gebel - Noviazgo 2 parte - La soledad (Me siento solo)



Un precioso mensaje para reflexionar...

Manuel Núñez del Prado Dávila



CDV - Inocente - YouTube





Danilo Montero 2014 - Vive bajo la mano de DIos 2 - YouTube



No llores amigo....

Y esa noche le dije quiero casarme contigo.

- ¿Y qué te dijo?

Que lo está pensando.

- ¿Otra vez?

Sí.

- Uyy amigo lamento decirte.

¿Qué?

- No sé.

¿Crees que me está pasando lo mismo que a Juan?

- Sí.

¿Alguna salida?

- Tienes dos opciones o darte por vencido o esperar pero quieres que te diga algo amigo.

Dime.

- Yo te recomiendo lo segundo.

Por...

- Es una muestra de que la quieres y una de las cosas que le gusta a la mujer es la insistencia me lo dijo Mónica y me dijo algo también que me quedé sorprendido.

¿Qué?

- ¿No tienes idea?

No.

- Creo que mejor te lo digo otro día y siendo las once y media de la noche este jovencito que no tiene suerte en el amor se va a dormir y me pregunto si tendré un sueño plácido, hermoso la vez pasada tuve un sueño de que una chica me decía ven y no tengas miedo abrázame y yo le dije y miedo porqué no lo sé me dijo pero quiero que me abraces y abrázame fuerte bien le dije y ahí voy comencé abrazarla y ¡oh Dios!.

¿Qué?

- Algo hermoso sentí en mi cuerpo y mientras más la abrazaba algo dulce se apoderaba de mí y le dije sabes estoy sintiendo algo dulce me miró y me dijo veo que eres expresivo ¿y te gusta? Claro una vez tuve un enamorado pero él no me decía casi nada en esos momentos tiernos pero hoy al verte a ti dije él es con quien he soñado y que al abrazarme me diría sabes estoy sintiendo algo dulce y en ese momento me desperté y cuánto hubiera querido que esa chica apareciera en mi vida y al ver que solo era un sueño abracé a la almohada y dije porqué nadie me dice quiero que me abraces...

No llores amigo...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

"Es parte de una de mis novelas que todavía no he publicado"


 









Elvis Presley - Return to Sender [HD] - YouTube





All My Loving- Paul McCartney - YouTube




Dante Gebel - El poder de la visión 1 - YouTube




Elvis Presley - A mi manera




Elvis Presley - Jailhouse Rock (Music Video) - YouTube





Gustavo Lima La Biblia - YouTube




Ana Caridad Sánchez: “García Márquez me enseñó que hay que robar historias”

Cineasta.
 
Maritza Espinoza.

¿Te dicen Ana o Caridad o todo junto?

Ana Caridad completo. Y es gracioso, porque a mí, de niña, nunca me gustó mi nombre... Cuando me enteré de que “ana” era prefijo de “contra”, empecé a llamarme Ana Crónica y firmaba Ana C. Pero estando ya en la escuela de cine…

En Cuba, ¿no?

Sí. Allí, todo el mundo me llamaba Ana Crónica, hasta que un día me llama (Gabriel) García Márquez, me sienta y me dice: okey, niña, va a salir ya tu tesis y no puedes seguir jugando con eso de los nombres. Tú tienes que tener un nombre y te llamas Ana Caridad.

¿Y Ana Crónica qué hizo?

(Risas) Menos mal que no existía el Facebook cuando fui menor de 25 años, porque, por suerte, nunca nadie se enteró ni quedará registrado en las redes.

¿Cómo nació tu vocación por el cine?

Es una historia alucinante. Yo tenía 13 años, vivía en Huanchaco, y un día había un rodaje en la plazuela. Yo era de esas chiquitas que ponen la cara delante del lente para ver qué se ve adentro, y había un hombre que nos decía: ¡váyanse!, déjennos trabajar en paz. Al final, nos regalaba Sublimes para que nos fuéramos…

¿Qué película era, recuerdas?

Era Malabrigo (de Chicho Durant) y este hombre que me daba chocolates para que me vaya se llamaba Andrés Malatesta… con quien después me he casado y he tenido dos hijos (risas).  

¿Ahí aparece tu vocación por el cine?

Cuando ya estuve en la universidad comencé a ver las películas y a tener la fascinación de hacer cine. Así terminé en Cuba, entré a la escuela y, en el segundo año, me dicen: va a venir un profesor peruano: Andrés Malatesta. Claro, yo ya no era la chiquita a la que tenían que echar, y nos terminamos casando.  

¿Cómo fue ser alumna de Gabo…?

Fue una experiencia alucinante y la cuento siempre a mis alumnos. Nos dijeron: la próxima semana llega García Márquez y ha pedido que cada uno de ustedes le entregue una hoja con un cuento. Yo me dije: ¡tengo que escribir  algo lindísimo, precioso! Cuando el día llegó, él leyó cada cuento y, a mi turno, me lo entrega y me dice: vuélvelo a escribir.

¡Caray! ¡Qué golpe a tu ego!

Sí. Y lo leí después y era una porquería. ¿Por qué?  Por tratar de complacer, impresionar y de no hacer lo que en verdad me salía del corazón. Si ya había escrito algo tan feo, lo que escribiera después no podía ser peor, así que lo que escribí después fue maravilloso y a partir de allí comenzamos a conversar mucho, nos hicimos muy amigos y me enseñó que las historias están en el mundo, que solo hay que ir cogiéndolas. Decía: las historias están ahí, hay que robarlas. 

¿Dónde robaste Deliciosa fruta seca?

Creo que la he robado de la cantidad de historias que escuché de las amigas de mi mamá, porque es la historia de una mujer que, un día, cuando enviuda, decide empezar a vivir. Además, estoy en una edad en la que, generalmente, las mujeres se divorcian, y me sorprende ver cómo amigas mías, después de la crisis del divorcio, florecen.

¡Eso está estadísticamente probado!

¡Claro! También en las viudas… El tema es: ¿qué pasa con estas mujeres? Mi primera pregunta fue: ¿a los setenta años tendrán ganas de hacer el amor?

El gran tabú sobre los ancianos es la sexualidad. ¿Ese es el eje de tu película?

No, es la libertad. Es allí donde aparece el romance de María Alicia, la protagonista. Cojo la historia de una mujer mayor para contar qué pasa hasta ese momento que no te has atrevido a hacer eso que has querido. Hay un periodo de la vida de la mayoría de las mujeres en el que van postergando sus sueños.  

¿Y hay escenas de sexo?

No. Lo que cuento es la historia de una mujer que se libera, que encuentra a un hombre y descubre que comienza a atraer a este hombre, y que la celulitis está, y que la barriga está, y que las arrugas están, y todo eso la lleva a decir: ¿¡y qué!?   

Es un tema transgresor, ¿no?

Sí. Sobre todo siento que los medios no nos muestran historias de mujeres mayores como protagónicas. En general, las actrices, cuando llegan a esa edad, hacen de abuelas, madres, pero no tienen el protagónico ni son las que se llevan toda la historia.  

¿Y tienes miedo a lo que dirá la crítica de tu película?   

Después de lo que me sucedió con García Márquez, donde por tratar de escribirlo mejor me salió lo peor y me di cuenta de que las historias tenían que salir del alma, lo que voy a hacer es lo que me provoque hacer. Respetando, obviamente, los paradigmas que hay que cumplir dentro de una película: la calidad fotográfica, actoral, un buen guión...  

El debate post Asu Mare es si hacer cine para la masa o para expresar lo que sientes. ¿Cuál es tu postura?

Yo creo que hay que conjugar las dos cosas, porque no puedes hacer un cine al que no vaya gente, ni tampoco puedes hacer un cine en el que no puedas decir lo que tienes que contar. Yo creo que la vida es tan corta que lo que tengo que hacer es contar lo que tengo en el alma.    

O sea entre el cine de autor y el cine comercial, tú eliges...

Yo me voy con un punto medio. Quiero tener el Óscar, pero también quiero tener la plata para poder limpiar ese Óscar (risas).


LA FICHA

Nací en Trujillo hace 45 años. Comencé a amar el cine desde que, a los 13 años, vi un rodaje en Huanchaco, donde también vi por primera al hombre que es mi esposo. Estudié Comunicaciones y luego me fui a estudiar cine en Cuba. Trabajé con Chicho Durant en todas sus películas, desde 1998. Luego, coproduje State of jear, documental traducido a 47 idiomas y difundido en 154 países. Ahora, estoy en la posproducción de mi primera película de ficción, Deliciosa fruta seca, en la que he tenido la suerte de trabajar con lo que llamo el Olimpo cinematográfico. Espero estrenarla a fin de año.


Noticias sobre garcía márquez me enseñó que hay que robar ...









Jorge Castillo Zubiaga, Humberto Pinedo Mendoza, Leoncio Luque Ccota, Manuel Núñez del Prado Dávila y Luis Munares



Felicitaciones mi buen amigo Leoncio Luque por el Premio Copé de Oro. Y es la evidencia de un trabajo que has venido desarrollando, silencioso pero ahí estabas, dando un testimonio a través de los versos, las herencias de sangre que me habías comentado anteriormente, hechos que sucedían y el trasfondo de una vida en la expresión de un lenguaje como parte de una idiosincracia y ahí la mezcla del castellano en determinadas frases o palabras con el quechua y aymara; una observación a través de símbolos de lo recurrente en el campo andino, hemos conversado tantas veces y me comentabas detalles de tus escritos.

Siempre hemos coincidido que la técnica es importante para el desarrollo de un poema, pero es también qué es lo que se pretende decir, qué es lo que se busca al escribir un poema.

Al escribir estas líneas lo que hago en parte es mencionar aquellos aspectos que muchas veces no se conocen a no ser que el autor diga algo sobre su manera de escribir en cuanto a determinados poemas.

Cuando se pretende dar a conocer ciertas situaciones o levantar una voz para hacer notorio alguna irregularidad en algún contexto de la sociedad, es entonces que el poeta puede a través de los versos evidenciar y dar a conocer al mundo anomalías, situaciones que no deberían darse.

Y en el caso tuyo hay una evidencia en tus versos a situaciones muy específicas que se dan en el desenvolvimiento de un pueblo, de una sociedad.

Y vaya mis más sinceras felicitaciones por este premio. En el tiempo que nos conocemos hemos comentado muchas cosas, tú me has entrevistado a mí, yo te he entrevistado a ti, y valga decir también quedará en el recuerdo de los vídeos aquellas entrevistas que hice a Johnny Barbieri, a Pedro Perales García...

Bien sabemos amigo Leoncio que la literatura es el espacio para expresar muchas cosas, decir que esto es así o que puede ser de otra manera, es una forma de hacer notorio alguna particularidad de lo que se está dando a nuestro alrededor, como tú también lo estás haciendo en formas muy específicas, de acuerdo a tu manera de pensar, de acuerdo a tu estilo, y felicitaciones por ello mi buen amigo como yo también lo estoy haciendo bajo ciertas formas de pensar digámoslo así en el tratamiento de los versos, en el cuidado de esto o de aquello pero que a veces algunos poetas o escritores por alguna concepción en su mente en cuanto al mundo, o por la cierta frialdad en el temperamento y en la forma de ver ciertos escritos no toman en cuenta o no valorar que también hay otras formas de expresar situaciones específicas... 

Y muchas veces a través de un verso se puede decir algo aunque no siempre según los casos sea lo correcto, porque hay poetas que sobredimensionan una situación terrenal y lo llevan a un punto tal como si eso fuera la causante de todos los males y se olvidan que también hay otras causas que son tan relevantes y según de lo que estemos hablando mucho más que esa causante que esos poetas solamente están viendo.

Intento a la vez esta reflexión en mi labor de escritor, pero que también he escrito como ya muchos saben una cantidad no sé qué tan extensa de poemas sobre uno y otro aspecto, y si bien en mí hay la evidencia de un tono romántico, sentimental entre otros aspectos eso no significa que limite mi apreciación hacia la vida, al contrario puedo ver lo que otros poetas no ven y no quieren ver, se encasillan en determinadas formas muy terrenales, telúricas y yo pretendo ir más allá, pero buscando también el modo más explícito o llamativo para decir ciertos versos y he ahí los que ya me conocen en la forma de expresar un verso, y según los casos tiene su momento claro está, en un mayor tono literario, y a veces hay que decirlo de cierto modo intentando tocar las fibras...

Cada quien decide de acuerdo a su forma de pensar, de las lecturas que tenga, de la convicción o no convicción sobre ciertos aspectos. En fin es un mundo de situaciones amplias. Una labor muchas veces de silencio, de observaciones, de cómo puedo decir aquello que se viene dando y ahí de acuerdo a la experiencia de un poeta se va desarrollando el contenido y la estructura de un poema, a veces más terrenal y a veces más mirando a otros lados sabiendo que ahí ciertamente está la respuesta, y cuando el poeta es consciente de esa realidad el tono de lo terrenal baja, ya no hay la premura por la desesperación de poner ciertas expresiones que según algunos o muchos poetas es para ellos la forma de sustentar e impresionar al lector, para que se piense tal vez que es muy crítico, que es mordaz, que está en la línea de determinados poetas o caer en aquello que no es correcto al decir que solo los poemas telúricos, terrenales, existenciales y con un lenguaje duro y fuerte son los verdaderos poemas. Eso no es cierto, es la antítesis a una literatura más amplia, es negar el valor de la poesía...

Cuando no existen ciertos valores como convicción en el interior de la persona es entonces que se puede caer con mucha facilidad en lo terrenal, y no niego que determinadas cosas se den pero de acuerdo a los valores que como convicción lo tengamos presente miraremos las cosas de un modo distinto...

En un escritor, en un poeta cuando su vida tiene un propósito sabe que su paso por este mundo no es en vano, sino que estamos llamados a sembrar a través de algún verso y eso no significa que limitemos determinadas causas pero no puedo pasar mi vida sobredimensionando algunas causales y olvidándome que tengo que sembrar por ese talento que me ha sido dado...

Mis felicitaciones Leoncio por este premio. Hemos conversado sobre muchos aspectos. Y este premio es alentador, para seguir escribiendo. Y he dejado aquí para el recuerdo estas líneas. Y como dice aquel poema Y nunca me olvidarán / dejé recuerdos / pasé por esta vida para decir algo / un día cuando era niño mi padre decía / cuando seas grande / nunca te olvides de un abrazo / y cuando yo ya esté anciano / nunca me dejes hijo mío / no permitas que vaya a un asilo / cuando ya no pueda caminar / acuérdate que cuando tú eras niño / me decías papi, papi / y yo te levantaba en mis brazos / nunca me abandones hijo / yo tu padre seré siempre / y tú por siempre serás mi hijo / y lágrimas caen de mis ojos / papá te amo / nunca te dejaré / nunca irás a un asilo / me diste amor / me diste ternura / y vayan estos versos / y estas lágrimas / para que abraces a tu padre / y recuerda que cuando tú eras niño / él te alzaba en sus brazos / ... Es otro de mis poemas y recién lo acabo de escribir. Tal vez para dejar un mensaje a tantos padres olvidados... Y gracias a todos por leer estas líneas.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


[4.] La poesía de Leoncio Luque - Premio Copé de Oro ... - YouTube






"La Gloria de la última hora" Pastor Javier Bertucci (Domingo 31-03-2013) - YouTube