Jorge Castillo Zubiaga, Humberto Pinedo Mendoza, Leoncio Luque Ccota, Manuel Núñez del Prado Dávila y Luis Munares



Felicitaciones mi buen amigo Leoncio Luque por el Premio Copé de Oro. Y es la evidencia de un trabajo que has venido desarrollando, silencioso pero ahí estabas, dando un testimonio a través de los versos, las herencias de sangre que me habías comentado anteriormente, hechos que sucedían y el trasfondo de una vida en la expresión de un lenguaje como parte de una idiosincracia y ahí la mezcla del castellano en determinadas frases o palabras con el quechua y aymara; una observación a través de símbolos de lo recurrente en el campo andino, hemos conversado tantas veces y me comentabas detalles de tus escritos.

Siempre hemos coincidido que la técnica es importante para el desarrollo de un poema, pero es también qué es lo que se pretende decir, qué es lo que se busca al escribir un poema.

Al escribir estas líneas lo que hago en parte es mencionar aquellos aspectos que muchas veces no se conocen a no ser que el autor diga algo sobre su manera de escribir en cuanto a determinados poemas.

Cuando se pretende dar a conocer ciertas situaciones o levantar una voz para hacer notorio alguna irregularidad en algún contexto de la sociedad, es entonces que el poeta puede a través de los versos evidenciar y dar a conocer al mundo anomalías, situaciones que no deberían darse.

Y en el caso tuyo hay una evidencia en tus versos a situaciones muy específicas que se dan en el desenvolvimiento de un pueblo, de una sociedad.

Y vaya mis más sinceras felicitaciones por este premio. En el tiempo que nos conocemos hemos comentado muchas cosas, tú me has entrevistado a mí, yo te he entrevistado a ti, y valga decir también quedará en el recuerdo de los vídeos aquellas entrevistas que hice a Johnny Barbieri, a Pedro Perales García...

Bien sabemos amigo Leoncio que la literatura es el espacio para expresar muchas cosas, decir que esto es así o que puede ser de otra manera, es una forma de hacer notorio alguna particularidad de lo que se está dando a nuestro alrededor, como tú también lo estás haciendo en formas muy específicas, de acuerdo a tu manera de pensar, de acuerdo a tu estilo, y felicitaciones por ello mi buen amigo como yo también lo estoy haciendo bajo ciertas formas de pensar digámoslo así en el tratamiento de los versos, en el cuidado de esto o de aquello pero que a veces algunos poetas o escritores por alguna concepción en su mente en cuanto al mundo, o por la cierta frialdad en el temperamento y en la forma de ver ciertos escritos no toman en cuenta o no valorar que también hay otras formas de expresar situaciones específicas... 

Y muchas veces a través de un verso se puede decir algo aunque no siempre según los casos sea lo correcto, porque hay poetas que sobredimensionan una situación terrenal y lo llevan a un punto tal como si eso fuera la causante de todos los males y se olvidan que también hay otras causas que son tan relevantes y según de lo que estemos hablando mucho más que esa causante que esos poetas solamente están viendo.

Intento a la vez esta reflexión en mi labor de escritor, pero que también he escrito como ya muchos saben una cantidad no sé qué tan extensa de poemas sobre uno y otro aspecto, y si bien en mí hay la evidencia de un tono romántico, sentimental entre otros aspectos eso no significa que limite mi apreciación hacia la vida, al contrario puedo ver lo que otros poetas no ven y no quieren ver, se encasillan en determinadas formas muy terrenales, telúricas y yo pretendo ir más allá, pero buscando también el modo más explícito o llamativo para decir ciertos versos y he ahí los que ya me conocen en la forma de expresar un verso, y según los casos tiene su momento claro está, en un mayor tono literario, y a veces hay que decirlo de cierto modo intentando tocar las fibras...

Cada quien decide de acuerdo a su forma de pensar, de las lecturas que tenga, de la convicción o no convicción sobre ciertos aspectos. En fin es un mundo de situaciones amplias. Una labor muchas veces de silencio, de observaciones, de cómo puedo decir aquello que se viene dando y ahí de acuerdo a la experiencia de un poeta se va desarrollando el contenido y la estructura de un poema, a veces más terrenal y a veces más mirando a otros lados sabiendo que ahí ciertamente está la respuesta, y cuando el poeta es consciente de esa realidad el tono de lo terrenal baja, ya no hay la premura por la desesperación de poner ciertas expresiones que según algunos o muchos poetas es para ellos la forma de sustentar e impresionar al lector, para que se piense tal vez que es muy crítico, que es mordaz, que está en la línea de determinados poetas o caer en aquello que no es correcto al decir que solo los poemas telúricos, terrenales, existenciales y con un lenguaje duro y fuerte son los verdaderos poemas. Eso no es cierto, es la antítesis a una literatura más amplia, es negar el valor de la poesía...

Cuando no existen ciertos valores como convicción en el interior de la persona es entonces que se puede caer con mucha facilidad en lo terrenal, y no niego que determinadas cosas se den pero de acuerdo a los valores que como convicción lo tengamos presente miraremos las cosas de un modo distinto...

En un escritor, en un poeta cuando su vida tiene un propósito sabe que su paso por este mundo no es en vano, sino que estamos llamados a sembrar a través de algún verso y eso no significa que limitemos determinadas causas pero no puedo pasar mi vida sobredimensionando algunas causales y olvidándome que tengo que sembrar por ese talento que me ha sido dado...

Mis felicitaciones Leoncio por este premio. Hemos conversado sobre muchos aspectos. Y este premio es alentador, para seguir escribiendo. Y he dejado aquí para el recuerdo estas líneas. Y como dice aquel poema Y nunca me olvidarán / dejé recuerdos / pasé por esta vida para decir algo / un día cuando era niño mi padre decía / cuando seas grande / nunca te olvides de un abrazo / y cuando yo ya esté anciano / nunca me dejes hijo mío / no permitas que vaya a un asilo / cuando ya no pueda caminar / acuérdate que cuando tú eras niño / me decías papi, papi / y yo te levantaba en mis brazos / nunca me abandones hijo / yo tu padre seré siempre / y tú por siempre serás mi hijo / y lágrimas caen de mis ojos / papá te amo / nunca te dejaré / nunca irás a un asilo / me diste amor / me diste ternura / y vayan estos versos / y estas lágrimas / para que abraces a tu padre / y recuerda que cuando tú eras niño / él te alzaba en sus brazos / ... Es otro de mis poemas y recién lo acabo de escribir. Tal vez para dejar un mensaje a tantos padres olvidados... Y gracias a todos por leer estas líneas.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


[4.] La poesía de Leoncio Luque - Premio Copé de Oro ... - YouTube






"La Gloria de la última hora" Pastor Javier Bertucci (Domingo 31-03-2013) - YouTube




0 comentarios:

Publicar un comentario