Nos estaban bendiciendo















A veces
decimos de labios para afuera
bendecidos para bendecir
porque cuando realmente debemos bendecir
no lo hacemos
y no bendecimos con un mensaje que nos ha gustado
no bendecimos con palabras de amor
una cosa es llevar a una reflexión
que es necesaria
para no seguir viviendo
en un silencio permanente
en soberbias elevadas
en falta de perdón
en falta de misericordia
y otros aspectos
pero es muy distinto
a que cuando ya debes bendecir
no lo haces
te gusta una prédica
y no lo publicas
te gusta una canción cristiana
y solo queda para ti
otros publican hermosos mensajes
y no los apoyas
preferimos el silencio
el ningunear
el hacernos los desentendidos
no hemos visto nada
no sabemos nada
pero luego publicas
que hay que bendecir a otros
y no bendices
eso es hipocresía
entre otros aspectos
porque hablamos o escribimos
sin sentirlo
y debemos alegrarnos
cuando alguien nos lleva a una reflexión
tal vez Dios lo está usando
para crear conciencia
en lo que estamos fallando
pero preferimos ignorarlo
y eso nunca será bueno
en parte
porque hay mensajes que no se repiten
y también
porque tal vez
nunca nadie te diga
de manera precisa
dónde estás fallando
y esos hermanos en Cristo
que nos daban mensajes
hicieron una labor necesaria
pero fuimos nosotros
con egos elevados
que en vez de apoyar a esos hermanos
que nos decían verdades precisas
optamos por ignorarlos
y ellos de una u otra forma
al crear conciencia
ciertamente
nos estaban bendiciendo.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario