Un silencio permanente perjudica


















Un silencio permanente
perjudica
y no permite
una mayor siembra
para otros

Un silencio permanente
es la evidencia
de orgullo
y de un corazón
que no expresa
en hechos
que ha sido cambiado

Un silencio permanente
son aquellos arrebatos
que normalmente
perjudican
una mayor armonía
en uno y otro sentido

Cuando un corazón
ha sido cambiado
lo normal
que se espera
es la siembra de cada día
y es todo lo contrario
a ese mal actuar
de un silencio permanente.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario