el amor es hermoso...

- Y cuando te daba esas miraditas -dijo mi primo- di la verdad te gustaba o no que te mire así.
 
Y mi hermano sonriendo contestó -Claro, cómo no me iba a gustar que me mire así; es más yo quería que no solamente en algunos momentos me mire así, sino en todo momento, eso era lo ideal, lo que debió haberse dado -decía graciosamente- pero bueno, no fue así qué le voy hacer. Quizá -siguió diciendo- para otra oportunidad esto pueda darse. Y la verdad -decía- hubo un momento en como que quería decirle: Sabes, hoy en tus ojos yo me pierdo... en lo dulce de tu mirada... Pero lo cierto es que no me iba atrever a decirle aquello, sólo eran ideas que en un momento dado me vinieron a la mente y ahí quedaron...

- Y tú también -dijo mi primo- le correspondías mirándola así...

- Lógico, -respondió- yo también la miraba igual. Luego en un tono un tanto chistoso decía -tenía que aprovechar al máximo aquellos momentos... Era la oportunidad de mi vida. O todo o nada. O nos emocionábamos juntos o no pasaba nada. Bueno -dijo luego- todo indica que nos emocionamos juntos aunque sea por unos momentos...

- Lo cual no es nada insignificante -dijo mi primo- y lo cierto también es que aquellos momentos en que ella te miró así, siempre de un modo u otro lo habrás de recordar, y desde luego que será, nadie lo duda, un hermoso recuerdo...

- Totalmente en lo cierto -contestó mi hermano- y ya sea que ella y yo lleguemos a ser enamorados o bien no lo seamos, lo cierto es que aquellos momentos quedarán en mí por siempre en el recuerdo...

Al día siguiente mi primo nos decía: saben, es la primera vez que me envian un video cristiano a mi correo... es un amigo que ha tenido a bien enviarme un hermoso, hermoso video... y en el mensaje me decía aquí te envío este video que a mí también me lo han enviado...

Y mi hermano bromeando decía: y a mí nadie me envía videos... luego dijo -pero hablando en serio ya me han enviado algunos videos a mi correo... 

- ¿De Dante Gebel? -preguntó mi primo.

- Sí, de Dante Gebel... pero también me han enviado dos videos de Guillermo Maldonado...

- Sí, también he visto algunos videos de él... y saben -decía mi primo- hay una prédica que me ha ayudado bastante en algunos aspectos...

- ¿Y cuál es esa prédica? -preguntó mi hermano.

- Es aquella que lleva por título: Cómo mantener la liberación...

- Como dice mi madre -dijo mi primo- es bueno ver videos porque algo iremos aprendiendo...

Un lunes por la tarde un amigo me decía para mí no es fácil estar escribiendo...

Pero has escrito algunos versos.

- Sí... pero creo que esa etapa ya pasó...

¿En verdad lo piensas así?

- Aquí entre nos... lo digo por decir.

Más o menos imaginé que podías decir aquello.

- Eso quiere decir que cada vez me conoces un poquito más.

Quizá un poquito... pero sabes tenemos que seguir adelante en aquellas cosas que consideremos que es bueno...

- ¿Y tú crees que escribir poemas es bueno?

Te diré como dijo un escritor: si le quitas los poemas a la vida... un poco que dejamos de soñar... Y es cierto... y te respondo escribir poemas es bueno...

- Y tú lo dices así porque te nace escribir poemas.

Quizá un poco... pero es en el camino que por ahí miras a una mujer y te toca el corazón...

- Uhm me estás diciendo... que ahí aparecen los versos...

En parte sí... pero es cuando alguien toca tu corazón que es ahí... que si tú naciste con ese don entonces como dijo un poeta ciertamente aparecerá aquel verso que como suave brisa por ahí le dirás: Sabes... pero yo esperaba por ti...

- No hay nada que hacer amigo: eres romántico...

Quizá un poco...
pero me falta ese aliento y esos ojos que me digan: te amo...

- Si sigues así... guau... por ahí derramo una lágrima...

Veo que también tienes ese toque suave... y la precisa...

- ¿Y quiéres que te sea sincero?

Dime...

- El estar leyendo tus escritos algo estoy aprendiendo...

Gracias... y digamos que me levantas el ánimo...

- Como dice mi papá y para qué están los amigos...

Es cierto...

Y guardé un poco de silencio y luego le dije -y te digo algo... a pesar de lo relativamente dificultoso que ha sido para mí el haber escrito un de vez en cuando algunas cosas aún así quiero hacer un gran esfuerzo si Dios lo permite al menos para tratar de terminar ciertas páginas que ya he escrito...

- Y sabes, como le dije a tu hermano el otro día: si tú tienes algo de bueno es que te esfuerzas en algunas cosas...

¡Ey amigo qué pasa!...

- Está bien, está bien... tú tienes de bueno varias cosas...

Diré como dice mi tío: al menos me engañas un poquito...

- Pero valga la aclaración... tú tienes varias cosas buenas.

¡Uhm! me engañas un poquito...

Y sonreíamos...

Un momento después me decía... pero siempre hay esos poetas y escritores que aparecen... unos... demasiado fríos para escribir... otros, ni muy fríos ni muy calientes... y por ahí cada cierto tiempo aparecen... los románticos... y son aquellos que con frases... con historias inventadas van desarrollando diálogos... que mi amor por ti será eterno... que los lirios de la mañana están ahí mi cielo... que mis lágrimas te seguirán porque no habrá nadie como tú...

Como dijo un poeta: el amor es hermoso...

- Y creo mi amigo que tú apuntas a ser uno de esos escritores románticos...

Te diré como decía un escritor: tanto como eso no, pero ahí estoy un poquito...

- Y si algún día -me decía luego- yo escribiera una novela me gustaría en lo posible conmover lo más que se pueda el corazón de las personas... y no sólo esto sino también que lo que hoy hemos conversado me gustaría que aparezca en internet...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

Es parte de una de mis novelas que todavía no he publicado...




Eres preciosa... Te amo, te amo mi cielo lindo...

0 comentarios:

Publicar un comentario