Que nunca me falte la pasión
















Había que elegir
y elegí algunas
una de ellas
que nunca me falte la pasión
para publicar prédicas
otra
que nunca me falte el amor
porque aun cuando haya lágrimas
y nadie me entienda
Dios sabe
qué es lo que hay en el corazón
y he entendido
que si sigo publicando prédicas
es una muestra de mi amor a Dios
y en esta vida
hay que hacer todo lo que se pueda
por agradar a Dios
no en busca de una salvación
que ya se tiene
al haber recibido a Cristo Jesús como mi salvador personal
sino como una muestra de amor a Dios
aun sabiendo
que tal vez nadie
aprecie lo que se esté haciendo
lo que realmente importa
es seguir predicando su palabra
y con todas las estrategias que se pueda
para en lo posible muchos
aun de a poquito
puedan ir escuchando por momentos
determinados mensajes.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario