Dante Gebel - Bailar con Dios



Las personas, cuando estamos frente a la Presencia del Señor, podemos reaccionar de formas muy distintas. Hay de los que sin comprender su grandeza, se olvidan de ella y la dejan abandonada en un rincón del corazón; otros no saben cómo tratarla y quieren restringirla con sus propias reglas y condiciones; otros más la atesoran y la cuidan como Obed Edom, y reciben bendiciones y prosperan porque sacrifican sus riquezas, tiempo y familia por seguirlo a Él. Y hay los que olvidándose de críticas y ataques, como el rey David, bailan y celebran Su Gloria con todo su ser y se atreven a hacer en Su nombre lo que muchos no pueden emprender.


0 comentarios:

Publicar un comentario