Una música suave me despertó




















Esperé tanto de ella

Esperaba un abrazo
que nunca llegó

Esperaba una sonrisa
en tardes hermosas

Pero sabes mi cielo lindo
te quiero

Tal vez nunca me des un abrazo
tal vez nunca me des una sonrisa

Y solo te pido
que cuando recibas a Cristo Jesús como tu salvador personal
en tu mente me des un abrazo
y si puedo ver desde arriba sonreiré

Pero lo hermoso será
verte en el cielo
darte un abrazo
y decirte
que a pesar de todo
en la tierra eras hermosa

Eras bella y encantadora
porque el amor que había en mí
sobrepasaba todo silencio

Y nunca olvidé que en una tarde
cuando tus ojos no me miraban
yo te decía con lágrimas en los ojos
te amo, te amo

No me olvidé
y tal vez en el cielo me des un abrazo
y me digas
gracias por tu amor eterno

Y en ese momento
una mano
tocó mi hombro
y era ella
que me decía
vamos, vamos
hay que ir a la iglesia
hay que cantar y alabar
a nuestro Señor

Te quiero
le dije

¿Qué soñabas?
Me preguntó

Fue un sueño
tan solo un sueño

Ya sé me dijo
soñabas que no te amaba

Y de pronto
una música suave me despertó
y era la iglesia
que cantaba
y ella
estaba a mi lado

Te quiero le dije
y abrazándome me respondió
nunca olvides
que a veces
un amor calla
pero nunca muere
cuando hay ojos como los tuyos
que me dicen te quiero.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario