Cuando hay dignidad no siempre será un olvido
















Y en este nuevo poema
quiero decir algo
tener dignidad
no significa dejar de amar

Es simplemente aceptar

que algo no se dio
y que es mejor según los casos
dejar ahí
un sueño
una ilusión

No es que ese alguien se va

y que ya todo es maravilloso
y que el pasado murió
NO
el pasado no morirá
en la medida de todo lo que se quiere rescatar
y que puedas permitir morir aquello
que no es bueno
y que ya no quieres que esté presente en tus pensamientos

ESE PASADO ENTONCES DEJARÁS QUE MUERA
pero todo aquello que fue bello
y aun si fue malo o no muy bueno
pero que te ayudó de un modo u otro
a salir adelante
que fue una gran experiencia para cambios extraordinarios
en uno y otro sentido
NO;
NO PERMITAS QUE MUERA
porque puede crecer el orgullo
la arrogancia y la vanidad
Y ESO NO ES BUENO

Un sentimiento
cuando ha sido grande
es difícil que todo se pierda
porque aun en tus mejores momentos en el presente y en el futuro
ese amor estará vivo
en algún rincón de tus pensamientos

Y no es que sea algo pasional y fuerte

y que puede estar ahí desde luego
como algo que no se puede olvidar
SINO DE TODO AQUELLO QUE FUE GRANDE EN OTROS SENTIDOS
Y QUE TE AYUDÓ TANTO
O TE CAUSÓ TANTA FELICIDAD
Y QUE HOY TAL VEZ TE SIRVE Y TE AYUDA
PARA EL PRESENTE Y PARA EL FUTURO
PUES BIEN ESE ALGO GRANDE
EN DIFERENTES SENTIDOS
NO PERMITAS QUE MUERA
porque parte de lo que hoy eres está ahí
en lo hermoso de tu carácter
en lo bello de tu persona
Y NO HAY QUE SER INJUSTO CON ESE PASADO
y decir alegremente
que el pasado murió
porque ese pasado NO DEBE MORIR

Y este poema es también para distinguir en parte

pasados y pasados
y no aglutinar todo
y matar aquello que fue hermoso
ESO NUNCA LO HAGAS
porque hay un pasado QUE FUE MARAVILLOSO
y cuando hay dignidad
no siempre será un olvido
porque ese alguien estará presente con sus sonrisas
con sus abrazos
aun si nunca te abrazó
PERO TAL VEZ FUE UN AMOR TAN GRANDE
QUE LA DIGNIDAD SOLO FUE
ACEPTAR QUE ESE ALGUIEN SEA FELIZ
que su sonrisa
NUNCA SE APAGUE
Aunque tus ojos de tanto en tanto están llorando

Y la dignidad
es a veces
aceptar que algo no fue
y aun queriendo
permitir que ese alguien sea feliz.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario