Si fuéramos conscientes de la brevedad de la vida y de la importancia de la eternidad hay muchas cosas que no haríamos



























Si fuéramos conscientes
de la brevedad de la vida
y de la importancia de la eternidad
hay muchas cosas que no haríamos

Evitaríamos el silencio permanente
el orgullo
la arrogancia
la vanidad

Pero hay verdades
que se dicen
y no son tomadas en cuenta

Y algo que quiero decir
en este poema
que el día que miremos 
la eternidad
el silencio disminuirá
el amor se hará evidente
porque mientras más silencio hay
no existe el amor

Y cuando hay amor
muchas veces no serán necesarias las palabras
y lo que el mundo ve
son los gestos, las actitudes

Y lo que siempre se debe evitar
es el silencio permanente
y por más que se diga lo contrario
ahí se ve
qué es lo que realmente hay en el corazón de una persona.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario