Pero si eres Premio Nobel de Literatura ahí mismo te lo publican















Y en ese taller literario algo que se enseñó aquella mañana es que siempre se debe evitar las malas palabras, y un alumno preguntó ¿y si yo quiero escribir así hay algún problema? Y el profesor le respondió definitivamente hay varios problemas y sabes le decía tú no serías parte de la solución a ciertos problemas tú serías parte de esos problemas.

- ¿Algo así como ciertos críticos literarios que son parte de ciertos problemas?

Sí y también de varios que ocupan cargos en medios de comunicación que son parte de los problemas en vez de ayudar a solucionar determinados problemas.

- Hoy estamos profundo amigo.

Si es así en buena hora, porque cuando no dices nada nadie te puede identificar como parte de una solución.

- Decía un crítico literario cristiano que si un escritor no tiende a ser claro en ciertos aspectos lo más fijo es que no se cuente con él como parte de alguien que ayuda con sus escritos a querer solucionar problemas manifiestos en esta vida.

Es cierto, yo he visto a escritores que nunca se oponen a eso de hablar malas palabras, y quieren hacer creer a ciertas personas que son delicados y prefieren no opinar sobre ese aspecto y resulta que dichos escritores se acuerdan de la madre en sus novelas y lo expresan a través de los personajes que ellos van creando y también escriben muchas lisuras y no conozco a ningún escritor famoso o algo conocido que esté en contra de eso, nunca nadie dice nada.

- Pero nosotros sí estamos en contra.

Y como dice mi papá solo te falta ser conocido para que te tomen en cuenta.

- Sí es cierto.

¿Y sabes?

- Dime y no me asustes.

Assu.

- Es una broma amigo.

Sí lo sé lo que quiero decirte es que si tú escribes un hermoso artículo sobre no escribir malas palabras en los libros nadie en ningún periódico te valorará  y lo más fijo es que no lo publican pero si eres Premio Nobel de Literatura ahí mismo te lo publican y aunque no estén de acuerdo y no lo estarán hasta que reciban a Cristo Jesús como su salvador personal y que realmente busquen querer agradar a Dios ahí recién se verá que ellos empiezan a estar en contra de las malas palabras, pero por el momento ni aun ciertos creyentes te toman en cuenta.

- Algo que he notado en ti amigo y lamento que no seas conocido.

¿Qué?

- Tiendes a ser profundo.

Quizá en algún momento pero hay algo en mí que quiere decir cosas, yo tal vez sería un escritor de pura ficción terrenal y donde no hay mensajes pero como creyente he decidido ir contra la corriente, y no me importa si muchos me critican yo seguiré adelante, pero sé que tengo que dejar un mensaje y prefiero agradar a Dios y no a los hombres.

- Y hay que ser valiente para hacer eso amigo...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

"Fragmento de una de mis novelas"...


0 comentarios:

Publicar un comentario