Lloro porque no hay quien me abrace


















Aunque esté solo
físicamente
y la luna ya no brille para mí
siempre habrá alguien
que estará pensando
por qué no lo conocí un poquito más
y dirá
no era malo
tal vez no supimos entendernos
tal vez él estaba dando más
y no me di cuenta
y aquí en este lugar
hoy lloro
lloro mi dolor
lloro mi tristeza
lloro
porque no hay quien me abrace
y antes de irme
quiero decirte
perdóname por todo
y también decirle al mundo
que fuiste la mujer más hermosa
que he conocido.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario