Sus ojos son hermosos...




















Puedes en una mirada hermosa decir muchas cosas pero puedes también con tu silencio perjudicar muchas cosas hermosas decía el poeta aquella mañana, y cuando tengas que elegir entre un silencio breve y un silencio largo continuaba diciendo nunca optes por ese silencio de mucho tiempo porque siempre vas a perder y los que digan que no han perdido saben nunca sembraron algo bueno y para la gloria de Dios durante todo ese tiempo, y nunca sembrarás para bien y para que todo sea hermoso en un silencio largo, porque siempre perderás y algún día te darás cuenta que ese silencio es todo lo contrario de lo que una persona puede hacer cuando hay un amor verdadero y sabe que no hay que perder el tiempo por eso a partir de ahora mira de una manera hermosa y nunca te quedes en un silencio largo, y él seguía diciendo más cosas, muchos lo aplaudían y una chica llegó a decir ¡qué precioso mensaje!.

- Es la primera vez que escucho eso del silencio largo pero como que ya entendí a qué se refiere, y por lo visto hay pérdida.

Y sabemos que tú quieres ganar.

- ¡Claro amigo! y a partir de hoy miraré a sus ojos y evitaré el silencio largo.

¡Caramba! tú aprendes rápido ¡eh!.

- Tiene que ser así amigo sino la pierdo.

Dice un poeta cuida lo que amas y cuando veas que el silencio te gana lucha contra eso porque es parte de la vieja naturaleza.

- Assu ¿y eso?

Ahorita te lo voy a explicar amigo, cuando uno es creyente tiene las dos naturalezas, pero la vieja naturaleza quiere que tú sigas en el silencio largo, en cambio la nueva naturaleza quiere que tú siembres cada día, que estés ahí para un abrazo, para una mirada tierna, para dar un pan, para ayudar al necesitado en diferentes aspectos, para alentar, para alegrar, para decir te quiero, para ayudar al amigo de alguna forma si es que se puede en una situación difícil y tantos otros aspectos, y eso es parte de lo que quiere la nueva naturaleza, en cambio la vieja naturaleza quiere que tú ames por siempre el silencio largo, ¿y qué hay en ese silencio? Normalmente todo lo contrario a lo que un creyente debe hacer cada día, amar a un punto tal que ese amor se exprese de la mejor manera en todos los momentos que se pueda y ahí irás agradando al Señor y siempre evitando ese silencio largo que pertenece a la vieja naturaleza.

- ¿Me creerías?

¿Qué?

- ¡Preciosa explicación!, ahora sí tengo que estar en contra de manera total y definitiva del silencio largo, y creo que voy a escribir un poema sobre este aspecto para que muchos sepan de qué es lo que deben evitar, y después escribiré un poema romántico para decirle que la quiero, que sus ojos son hermosos...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

"Fragmento de una de mis novelas"...



0 comentarios:

Publicar un comentario