Qué es lo que hicimos con ese talento que nos fue dado




















Para escribir
una novela
hay momentos
en que hay que ser claro

Lo subliminal
puede ser hermoso
en tantos momentos
pero muchas veces
no se llega
a lo que se debería llegar
y es el mensaje

Hay que ser creyente
para entender esto
y aplicarlo

Eso de que la literatura
debe funcionar más
de forma subliminal
no es que esté mal del todo
pero es incorrecto
en la medida
que no se entiende
el valor y la profundidad de un mensaje

Y un escritor creyente
debe entender
que ese talento
de la escritura
es para dejar un mensaje
y muchas veces
hay que ser claros
y precisos
y llegar al punto
que se debe llegar
buscar ganar almas
para Cristo
porque con lo subliminal mal entendido
y con la idea de solo la sugerencia
no llegamos
a lo que ciertamente
debemos llegar
y es el mensaje

Normalmente
en el mundo
no se valora
este mensaje
y los escritores no creyentes
prefieren hablar más de una literatura subliminal
y de sugerir
pero en ellos
hay que ser claro
no hay la más mínima intención
de usar un talento
para la gloria de Dios
tal vez sea la última novela
y no entienden
a qué está llamado
un escritor creyente
y es fácil hablar
para tratar de impactar a muchos
de una literatura más subliminal
y de sugerir
y dejar en el lector
que él decida
de cómo lo entiende
y de qué es lo que encuentra
en el entre líneas
y en parte 
no está mal
pero el punto es
que ellos no creen
ni aceptan para nada
la decisión de un escritor
de ser preciso
al menos en determinados momentos
de una novela
porque es la forma
de dar un mensaje
y la imprecisión 
no ayuda
y lo subliminal mal entendido
y opacado por el peso de una identidad
que solo está en lo terrenal
no permitirá ser claro
y en muchos casos
llegar a tiempo
a través de una novela
hacia una alma
que está perdida
y tal vez pensando
en el suicidio
pero cuando una novela
con mensajes claros
llega a tiempo
puede ayudar tanto
a una persona
y cambiar decisiones negativas
que quizá estaban a punto
de darse

Ser escritor
es una responsabilidad
y tal vez no se tenga
mucho tiempo
para dejar mensajes

Me gustaría
decir tantas cosas
pero aquí lo dejo
tratando 
en lo posible
de que llegue al corazón
de tantas personas
y se entienda 
con convicción
de que solo somos administradores
de una gracia
y algún día
se nos pedirá cuenta
de qué es lo que hicimos
con ese talento
que nos fue dado.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario