Tú publicas una prédica y nadie te alienta pero tú tienes que seguir adelante porque un aliento es algo pequeño pero tu tarea es algo grande


























En un mundo
de tanta mezquindad
no hay que esperar
que alguien te aliente
porque se da el caso
de que tú publicas una prédica
y nadie te alienta
pero tú tienes
que seguir adelante
porque un aliento
es algo pequeño
pero tu tarea
es algo grande.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


0 comentarios:

Publicar un comentario