Si un escritor es creyente tiene que tener el mayor cuidado en lo que escribe...

























El profesor hizo una pregunta ¿qué es lo que más valoras en la ficción? Todos los alumnos permanecieron callados por un momento, y luego María la que siempre preguntaba le dijo al profesor yo valoro esa ficción que me atrae, que me hace pensar en algo hermoso, en algo de valor, pero no niego que también me atrae esa ficción de entretenimiento donde parece que no hay nada rescatable en algunos aspectos  pero si comenzamos a ver las cosas de otro modo nos daremos cuenta que aun en esa literatura de entretenimiento podemos sacar según los casos cosas tal vez muy buenas y que podamos añadir algo y nosotros los lectores dejar alguna enseñanza a nuevos lectores, hacer quizá un poco la labor de crítica literaria, y el profesor le dijo muy bien lo que has dicho, y lo cierto es que hay casos en que aun de lo que parece que no es bueno se puede rescatar algo importante y si somos escritores ahí podemos aprovechar para decir tantas cosas y luego comenzó a explicar la importancia de la ficción y separando a esa ficción que aun tratando de encontrarle algo rescatable pero prácticamente no hay algo que se pueda rescatar aun con esfuerzos de querer encontrar algo de valor y dio varios ejemplos de esa literatura de ficción que se fue a extremos de una literatura de espadas que vuelan y de una ficción donde no se tomó en cuenta para nada una ficción apropiada o más apropiada según los casos para tratar en alguna medida de dejar algo hermoso, algo de cierto valor en algún sentido, pero no a un extremo donde no hay nada de realidad contextual para hacer valer ciertas interpretaciones y hacer ver algo rescatable en esas ficciones, y María le dijo gracias profesor porque una vez más nos muestra el valor de una ficción pero que sea rescatable en algún aspecto separando a esa ficción que realmente no ayuda al cambio de una persona en algún sentido, y donde es evidente que esos escritores no tienen un propósito en sus vidas.

- Es cierto, y como decía un predicador donde no hay propósito la vida pasa y no hay mensajes apropiados para la humanidad.

Y cuando en una vida no hay propósito no hay interés, no hay ganas de hacer algo hermoso para la eternidad, solo se piensa para esta vida, para lo comercial, para lo económico, para la fama, pero no se piensa en ciertamente en cómo dejar mensajes que sean los más apropiados para tantas personas que en verdad necesitan palabras de aliento y que están en situaciones muy difíciles, y cuando un escritor entiende y valora ese propósito, lo correcto es que debe haber un vivo interés para de alguna manera dejar algún mensaje en uno y otro sentido en una novela; y que quede muy claro que cada quien es libre de escribir lo que crea pertinente, pero si un escritor es creyente tiene que tener el mayor cuidado en lo que escribe porque se entiende que su vida tiene un propósito...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

"Fragmento de una de mis novelas"...


0 comentarios:

Publicar un comentario