una palabra de aliento...

Mi voz en el viento
y la piedra lisa trastocada por el tiempo
me indica un camino
los riachuelos están ahí
y un tanto a la distancia los árboles frondosos y el cantar de los
pajarillos
un recuerdo; y una mano que ya no está...
y cada tanto alguien que cruza por esos caminos
cansado por el tiempo y por los años que van pasando
y no hay nunca una luz al final del túnel se preguntan algunos
cuando la vida como que ya no tiene mucho sentido
pero no nos damos cuenta
de que si seguimos
es porque alguien nos está sosteniendo
y no esperemos ver una luz al final del túnel
y porque aun cuando empezamos esa luz va alumbrando cada paso
que damos
y hoy he visto una vez más que Dios puso en mi camino
a ti, a él, a todos ustedes
me dió un padre, una madre y a tantos amigos
y a veces ver que alguien se va, eso duele
y más aún cuando fue bueno contigo, te abrazó, te alentó
y que a pesar de todas nuestras fallas, pero él o ella sólo veía lo
mejor de nosotros
y eso es lo que muchas veces necesitamos
que alguien nos diga
que somos como piedras brillantes
que podemos dar más
desde luego que sí
pero que nunca nos falte una palabra de aliento...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

0 comentarios:

Publicar un comentario