Dante Gebel #466 | Náufrago



En ocasiones Dios permite que naufragues en una isla porque quiere hablarte de una manera clara y directa, como lo hizo con Juan en su exilio a la isla de Patmos. Y aunque te sientas solo en la isla y pienses que el Señor te abandonó, esa situación por la que estás pasando -sea un quiebre financiero, una enfermedad, o una relación rota-, es el mejor lugar para acceder sin escalas al cielo, para subir de nivel y que el Señor te dé una revelación. No pierdas la esperanza en tu isla, sigue respirando, no dejes de luchar, recuerda que mañana saldrá el sol y quién sabe lo que traerá la marea. Un mensaje que no te puedes perder.


0 comentarios:

Publicar un comentario