Luis Rodas - Cómo se llega a la tibieza 2/5



Un mensaje de reflexión...

Un abrazo.

Manuel Núñez del Prado Dávila

-----------------------------------------------------------------------------

¿Qué es estar en Cristo? Estar en Cristo en vivir como él, imitarlo en todas las áreas. Es pensar como él, es hacer lo que él hacía. El que está en Cristo no teme al maligno ni teme al problema. El que está en Cristo soporta la prueba, vence la tentación y la rechaza. El que está en Cristo no da lugar al enemigo en su vida; no deja puertas abiertas.
 
La experiencia con Jesús nos transforma por completo. Hay hombres en la Biblia que fueron transformados al tener un encuentro con Jesús. Vemos por ejemplo, a Pedro, que luego de su conversión aún su sombra sanaba a los enfermos. Juan, se convirtió en el apóstol del amor. La mujer samaritana, se convirtió en testigo de la verdad luego del encuentro con Jesús en el pozo. Saulo, el cruel perseguidor de los cristianos, se convirtió en Pablo, uno de los misioneros que más aportó a la difusión del Evangelio de Jesucristo. Estos y otros más, no volvieron a ser los mismos luego de su encuentro con Jesús.

El que ha aceptado a Jesús como Salvador, ha comenzado una nueva vida. De la misma manera que una criatura se va formando en el vientre de una madre, así el creyente va creciendo y va experimentando un nuevo nacimiento. Es decir que, cuando llegas a Jesús y le recibes, comienza una nueva vida. Cabe señalar que ese crecimiento debe ser progresivo en el aspecto espiritual y emocional.

Dios nos hace hombres y mujeres nuevos. Dios le habló a su pueblo diciéndole: "Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y le daré un corazón de carne..." (Ezequiel 11:19). El apóstol Pablo le escribe a los gálatas "Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación" (Gálatas 6:15).


0 comentarios:

Publicar un comentario