Algún día abrazaré a mi Señor Jesucristo
























Cuando lamentes un tiempo perdido
recuerda
tal vez fue el orgullo
la arrogancia
lo que impidió
dar un abrazo
un beso
un decir
sabes
eres maravilloso
eres maravillosa
pero elegimos
que una parte de la carne
prevaleciera
y no valoramos
lo espiritual
lo que queda
lo que perdura
y hoy en día
así estamos
en las redes sociales
mucho silencio
mucho orgullo
mucha soberbia
hasta que un día pasaremos
y los que hemos sido guerreros
en nuestra fe en Cristo
algo hemos llorado en esta vida
pero también queda el mensaje
la vida pasa
y el orgullo muere
y al final
solo prevalecerá el que puso su fe en Cristo
una vida eterna
una vida de gloria
aunque en estos momentos
y ya no sé por qué
mis ojos derraman lágrimas
tal vez hay en mí
el más vivo deseo
de dejar mensajes
algún día abrazaré a mi Señor Jesucristo
y lo que quiero con todo mi corazón
a pesar de mis fallas
es estar un día en su presencia
y de ahí por siempre con muchos
en una vida de gloria
las primeras cosas
pasarán
y ya no habrá orgullo
soberbia
falta de humildad
y dejo este mensaje
para el recuerdo.


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano


Mi fe por siempre en mi Señor Jesucristo


0 comentarios:

Publicar un comentario