Más que la costumbre es el peso de una identidad


























Aquella mañana
dije ¡excelente!
y nadie dijo nada

Aquella tarde
dije te Amo
y tú callabas
y no me mirabas

Hoy 
los años han pasado
y la palabra ¡excelente!
se fue de mis labios

Era una palabra
que decía a muchos
por su trabajo
por el contenido
por su esfuerzo
por la valentía
y nadie me dijo nada
todos callaban

Y en este poema
dejo este mensaje
a veces
no es bueno decir ciertas palabras
porque muchos
nunca 
dirán nada
porque se han acostumbrado
tanto a ese "yo"
y en ese yo
vive
la mezquindad
el orgullo
la arrogancia
y a ti
el ignorarte siempre

Se han acostumbrado
a ignorar
pero más que la costumbre
es el peso de una identidad.

Un poema para reflexionar...

Manuel Núñez del Prado Dávila
Escritor peruano

0 comentarios:

Publicar un comentario