Dante Gebel #454 | Solo o aislado - Parte I



Hay temporadas que Dios nos regala que no vuelven y si no aprovechamos los momentos en que el Señor está en nuestra casa para sentarnos a sus pies, escuchar, aprender y adquirir sabiduría, cuando vengan los momentos de crisis en que levantemos la vista de nuestra ocupada vida, nos daremos cuenta que estamos aislados y vamos a extrañar la calidad del tiempo que desperdiciamos. Cuando la Presencia de Dios nos visita en casa, tenemos que hacer tiempo para sentarnos a Sus pies, beber de Su agua y echar raíces profundas que nos sostengan ante grandes sequías y fuertes vientos.


0 comentarios:

Publicar un comentario