Me acordé de esa mirada...














- ¿Es triste que un escritor se quede solo?

Ay amigo, hay lágrimas que ella ya no verá.

- Ya no habrán esos abrazos, esas ilusiones.

No amigo.

- ¿Sabes?

Dime.

- Allá en mi pueblo alguien decía el orgullo mató una relación y su amigo más íntimo le dijo y cómo era tu orgullo y él respondió bajito, bajito ¿y el de ella? Lo quedó mirando y le dijo quieres la verdad o una pequeña mentira, la verdad, un día ella abrazándome le contestó, me contó la historia de una chica, una historia muy triste, yo derramé lágrimas y al final con voz entrecortada me dijo mi orgullo es muy alto, y si un día todo termina, perdóname pero mi orgullo es muy alto, y yo le respondí nunca permitamos que este amor muera, no hay orgullo que mate este amor, no hay carácter por feo que sea en que se pierda una mirada, tú me miraste, yo te miré, y que este amor viva y que muera el orgullo.

Estás llorando amigo le dijo.

- Me acordé de esa mirada.

¿Es hermosa?

- Muy hermosa y aunque nunca volvamos déjame decirte que siempre la voy a querer, porque el orgullo que había en mí ya murió porque nunca le dije en vano que el amor tenía que matar el orgullo.

Interesante lo que me has comentado.

- ¿Y tú crees que debe ser triste que un escritor se quede solo?

Sí, hay momentos mágicos que solo se vive con la persona amada, y hay esos momentos en la inspiración que se requiere de una mirada.

- ¿Y cuando ganes un premio?

No habrá ese abrazo tierno de la persona amada, no habrá una mirada en que tú sientas...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

"Fragmento de una de mis novelas"... 



MANUEL NÚÑEZ DEL PRADO DÁVILA - influencia

 

0 comentarios:

Publicar un comentario