y muchos corazones serán tocados

El futuro
y qué nos depara el futuro
se preguntan muchos
y hay un silencio
y cada quien en sus cosas
en lo inmediato
en lo presente
está bien dijo el predicador
sigue con tus cosas
aliméntate más cada día
distráete
sigue leyendo cosas triviales
sin sentido y sin norte
acuéstate sin remordimiento
claro
el más allá no representa nada para ti
pero he despertado a un mundo diferente
decía la niña
he cautivado a multitudes decía un predicador
y un adolescente por ahí respondió
a mí nadie me habló nada
me acuesto y no tengo un pan para comer
mi papito no me quiere
mi madre me abandonó
ya no siento sus brazos
y sé que un día lloró
cuando me vio con hambre
¿puede alguien ayudarme?
preguntó el adolescente
y así estamos decía el predicador;
pero hoy he venido
para darte un mensaje
ayuda a tu prójimo
y en aquel momento me desperté
y como que alguien me dijo
así como está
publícalo
¿por internet?
sí me respondió
porque sé que alguien llorará
y muchos corazones serán tocados
porque hay momentos en que no es el verso
sino el contenido
y sé lo que te estoy diciendo...
Y al terminar de leer este poema
una chica se me acercó
y me dijo
mientras tú hablabas
imaginé un mar y unas flores
y que una niña
cada ciertas tardes
decía
¿puede alguien ayudarme?
y saben
esa niña
era yo
mis padres me abandonaron
no tenía un pan para comer
y hoy al escuchar estos versos
entendí el mensaje
y aquí dejo mi ofrenda
para que nadie en esta vida
sufra tanto
como yo
y mis ojos se llenaron de lágrimas...


Manuel Núñez del Prado Dávila

Escritor peruano

0 comentarios:

Publicar un comentario