Dante Gebel - Quédate quieto Parte I



No es pecar demasiado lo que nos está matando, sino que nuestro horario nos está aniquilando. Vivimos apurados y dejamos a Jesús como una manchita que se aleja en el espejo retrovisor. Vivimos la vida en los carriles rápidos, porque ya no tenemos carriles para ir despacio. Un mensaje que te va a hacer parar. Especial para los que tienen ganas de gritar: ¡Paren el mundo que me quiero bajar!

Manuel Núñez del Prado Dávila 


0 comentarios:

Publicar un comentario