Dante Gebel - No es dieta, es ejercicio



Los cristianos damos solo un uno por ciento de nuestros ingresos al avance del reino de Dios. Y lo justificamos diciendo ‘es que no me alcanza’, ‘es que no soy rico’, ‘es que no gano mucho’… Pero tú tienes que estar dispuesto a vivir para dar y no vivir para ganar; tienes que ejercitar continuamente el músculo de la generosidad. Y cuando llegues a dar sacrificialmente, es cuando Dios no te dejará de dar, porque sabrá que puede confiar en ti, porque cuanto más te da Él, más das tú a los demás.

0 comentarios:

Publicar un comentario